A extraditar la criminal Adriana Rivas

Rivas con Manuel Contreras.

Rivas con Manuel Contreras. Intimos colaboradores en apagar las aspiraciones del pueblo. Irónicamente, ambos no son ni siquiera de clase media y eran secretamente desdeñados por la Derecha.

Adriana Elcira Rivas González ingresó al Ministerio de Defensa como secretaria, luego de tomar cursos de inteligencia militar ingresó en 1974 a la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA), donde llegó a ser miembro de la temida Brigada Lautaro. Tenía poco más de 20 años. Fue secretaria personal de Manuel Contreras y llegó a ser suboficial de la Armada y hoy recibe pensión y beneficios como miembro de las fuerzas armadas.

En 1978 Adriana Rivas se radicó en Australia. De acuerdo a la información obtenida por grupos de derechos humanos en Australia, entre el 1994 y el 2000 entraron mas de 400 ex DINA, CNI y otros personajes relacionados con la policía secreta de Pinochet entraron a ese país. Australia les concedió visa permanente a todos ellos, lo que sugiere un acuerdo entre los dos gobiernos.

En 2006 Adriana Rivas regresó a Chile y fue detenida por su participación en el Caso Conferencia, una operación de la DINA contra la dirección clandestina del Partido Comunista en 1976. Procesada en febrero de 2007 por su participación como integrante de la Brigada Lautaro en la muerte del dirigente Víctor Díaz, estuvo casi tres meses detenida. Cuando se le otorgó la libertad condicional, pero con orden de arraigo, se fugó vía Argentina con destino Australia, lugar donde se encuentra en la actualidad.

Su sobrina realizo recientemente un video documental en el que trata de investigar que motivó a su tía a transformarse en una agente de la DINA desde 1974 y porqué justifica sin vergüenza alguna el uso de tortura con oponentes políticos

En una entrevista difundida por la radio australiana SBS, con ocasión del 40 aniversario del golpe militar en Chile, Adriana Rivas defendió la tortura como método para extraer información y consideró aquellos años como los mejores de su juventud. En la entrevista Rivas indicó que las torturas durante la dictadura eran “un secreto a voces” y las calificó de técnica “necesaria para quebrantar a la gente”.

Al ser consultada sobre el paradero de los más de 1.000 detenidos-desaparecidos contestó que es algo que nunca se sabrá: “Si está muerto, está muerto. ¿Dónde están? No se sabe”.

Print Friendly, PDF & Email
Did you like this? Share it:

Be the first to comment on "A extraditar la criminal Adriana Rivas"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Gotcha! *