Philip Agee y la subversión de Latinoamérica

Campesina guatemalteca. Tomado de Carmilla.
Philip Agee, 1977.

Philip Agee, 1977.

Durante la década de los sesentas del siglo veinte, Philip Agee trabajó para la CIA alrededor de Latinoamérica, principalmente en Ecuador, como adjunto de los servicios de inteligencia en la embajada estadounidense en dicho país, su diario da cuenta del modus operandi de la agencia en el continente.

Luego de una carrera relativamente corta  (doce años), Agee dejó la “Compañía”, como también se le conoce en círculos de inteligencia, y empezó a escribir, desde la clandestinidad en Cuba y Alemania, privado de pasaporte y habiendo sido expulsado de varios países por pedido de Estados Unidos, sobre los crímenes y las actividades subversivas que la CIA realiza desde su creación en 1947.

“Los oficiales de una Estación de la CIA en el extranjero trabajan en equipo, a menudo en actividades muy disímiles entre sí y con un número considerable de agentes y colaboradores nacionales”. (Énfasis añadido) (Philip Agee. Diario de la CIA)

Según Agee, el trabajo de la Agencia es proveer información para que sea utilizada por el Presidente u otros estrategas. La CIA no determina la política sino que solamente la lleva a cabo y brinda la información necesaria a quienes se encargan de diseñarla. La CIA es un instrumento del Presidente y debe entenderse que sus operaciones son aprobadas y conocidas por éste al detalle.

Además del trabajo de recolección de información, operación que debe ser “invisible, para que el objetivo no se percate”, la CIA realiza labores de ‘guerra psicológica’ y para-militares, en cuyo caso, la regla de oro es tener la capacidad de poder culpar a otro (o que otro, fuera del gobierno estadounidense y sus servicios de inteligencia) asuma la culpa, en caso sean descubiertos por elementos de la población o el gobierno sobre el cual operan. En inglés esto se conoce como plausible deniability (negación plausible). Vale la pena agregar que esta táctica solo se puede llevar a cabo con la colaboración de medios de comunicación dispuestos a creer la coartada y favorecer la versión del político o diplomático encargado de promocionarla.

Las labores de guerra psicológica incluyen: propaganda, el trabajo con jóvenes y organizaciones estudiantiles, trabajo en sindicatos y organizaciones de trabajadores, trabajo con grupos profesionales y culturales, así como partidos políticos.

Las operaciones para-militares incluyen la infiltración en zonas restringidas, sabotaje, guerra económica, acoso, apoyo aéreo y marítimo, armamento y entrenamiento y apoyo de pequeños grupos armados.

 

Propaganda Blanca, Gris y Negra

Propaganda blanca se refiere a la información que es atribuible al gobierno americano y que es abiertamente reconocida por este como propia. Propaganda gris es información atribuible a organizaciones y personas que no reconocerán al gobierno o servicios de inteligencia americanos como la fuente, sino que la reconocerán como propia o proveniente de terceros, los mejores ejemplos de propaganda gris son los artículos periodísticos que son publicados en medios de comunicación por colaboradores locales de los servicios de inteligencia, agentes de carrera o informantes pagados que pueden perfectamente ser reconocidos profesionales en sus rubros, civiles comunes y corrientes con acceso a los medios de comunicación o que trabajan en ellos. Sin embargo estos colaboradores pueden no ser conscientes de que están siendo usados por la CIA, así, editorialistas, políticos y empresarios, entre otros, pueden producir propaganda, a veces a cambio de dinero, sin necesariamente saber para quién trabajan. En otras palabras, un agente que no se presenta como tal puede inducir, promover o financiar publicaciones usando terceros que no llegan a conocer a la CIA como el agente motivador de dichas publicaciones.

La propaganda negra consiste en material no atribuible, o que puede atribuirse a falsas fuentes, no existentes, o que puede adjudicarse a enemigos para desacreditarlos.

En un ejemplo reciente de propaganda negra, el ‘Bureau of Investigative Journalism’ destapó la relación entre el Pentágono y la firma de Relaciones Públicas británica Bell Pottinger, que se dio a conocer gracias a Martin Wells, un whistleblower dentro de dicha organización.

Entre otros materiales, el proyecto se dedicó a crear videos propagandísticos falsos de Al-Qaeda en Iraq, es decir, contrataron actores árabes, los disfrazaron y los filmaron con cámaras de baja definición para simular las condiciones en que yihadistas reales las crearían.

Propaganda yihadista

Propaganda yihadista

Los videos serían subrepticiamente abandonados en casas u edificios iraquíes por donde luego una redada militar americana los “encontraría” casualmente. Bell Pottinger recibió 500 millones de dólares por el trabajo.

Otro de los proyectos (propaganda gris) incluía la filmación de “noticias” que debían verse como si pertenecieran a una cadena de televisión árabe. Filmaban zonas donde habían estallado bombas, y luego editaban el video con voces árabes y logotipos de cadenas de televisión del medio oriente, para luego distribuirlas por estaciones de TV locales y de la región. (Crofton Black & Abigail Fielding-Smith. Fake News and False Flags. The Bureau of Investigative Journalism, 2/10/16. http://labs.thebureauinvestigates.com/fake-news-and-false-flags/)

 

La Amenaza Roja

Agee trabajó en Latinoamérica durante La Guerra Fría, la mayoría de países de la región se encontraba debatiendo entre políticas y partidos con un amplio espectro: comunistas, derechistas, socialistas, social-demócratas, etc. Las fuerzas armadas tuvieron un rol crucial a lo largo y ancho del continente, gobernando varios países desde orientaciones políticas distintas. Sin embargo el Plan Cóndor constituyó una alianza entre Los Estados Unidos y Gobiernos militares de derecha para reprimir cualquier disidencia política y tuvo un saldo de entre 60 mil y 80 mil víctimas.  (Víctor Flores Olea. Operación Cóndor. El Universal, 10/05/06. [http://archivo.eluniversal.com.mx/editoriales/34023.html]

Agee relata (1960): “Otro de los documentos falsificados se refería a una campaña inexistente, de la Embajada cubana en Lima, para promover la posición de Ecuador sobre el Protocolo de Río. A raíz de que no muchos peruanos creyeron en la autenticidad de los documentos, la estación de Lima tuvo gran dificultad para publicarlos. Sin embargo, pocos días atrás, un diputado conservador del Congreso Peruano los presentó para su registro y ayer, finalmente, aparecieron en la prensa de Lima. Aunque los cubanos han protestado, que los documentos son falsos, un funcionario de la Embajada de Lima, que estaba presente durante el asalto (se refiere a un asalto por parte de disidentes cubanos a la Embajada cubana en Lima, dirigida por la CIA, en la cual se robaron documentos auténticos y se plantaron otros falsos, incluyendo uno que señalaba el pago de 15 mil dólares mensuales en total, a varias personas en Perú) y que ahora está trabajando para la CIA, “confirmó” que los documentos preparados… eran genuinos. El Gobierno peruano entonces conservador, utilizó este pretexto para romper relaciones con Cuba”. (Philip Agee. Diario de la CIA, pag. 55)

thesantiagofiles

El ejemplo anterior muestra una combinación de propaganda gris y operaciones de sabotaje, así como la participación de colaboradores locales comprados por la CIA y la coordinación entre sus oficinas en distintos países.

Agee señala claramente que este tipo de operaciones, como es de esperarse, continúan hoy en día. Naturalmente, un periodista de medios masivos lo catalogaría de “teoría de conspiración”, ya que la información aquí presentada se encuentra fuera de la narrativa utilizada por los medios masivos para representar la realidad. Por lo que rara vez atinan a buscarla. Incluso si llegaran a dar con ella sus editores no la publicarían.

Sin embargo lo lógico sería considerar que existe una alta probabilidad de que muchos partidos políticos y medios de comunicación (e instituciones de todo tipo) se encuentren infiltrados por servicios de inteligencia tanto americanos como locales o internacionales.

 

La Izquierda Revolucionaria Peruana y la CIA

En otro pasaje interesante, Agee relata que el 2 de abril de 1963 “…un hombre joven había venido al consulado (en Ecuador) esta mañana, pidiendo hablar con alguien acerca de ‘información’… La persona dijo ser un peruano que tenía información sobre el movimiento revolucionario en Perú, así como del compromiso de los cubanos… El peruano es Enrique Amaya Quintana, militante de nivel medio en el Movimiento Izquierda Revolucionaria (MIR). Acaba de terminar un curso de tres meses de entrenamiento en Cuba. El aspecto más importante de este futuro agente –si está diciendo la verdad- es que fue seleccionado especialmente para recibir entrenamiento en comunicaciones”.

“Por el tono de los cables de Lima, Amaya será su infiltrado más importante en el MIR”. (ibíd., página 142)

 

El Mercurio Chileno y Allende

El informe del Comité Church del Senado estadounidense reveló en 1975 los detalles de varias operaciones de la CIA, sobre todo en Latinoamérica, entre ellos el golpe de Estado en contra del gobierno democráticamente elegido de Salvador Allende. Entre los detalles del informe figura:

“2. Apoyo a medios de comunicación: Además de comprar propaganda de forma puntual, la Central a menudo la compraba al por mayor sobornando a medios de comunicación Chilenas favorables a los Estados Unidos. Hacer esto era mucha propaganda escrita. En lugar de ubicar artículos individuales, la CIA apoyaba- o incluso fundaba – la creación de medios de comunicación afines que podrían no haber existido en ausencia del apoyo de la Agencia. Desde 1953 hasta 1970 la Central en Chile subvencionó empresas de radio, revistas escritas por círculos intelectuales, y un periódico derechista semanal. De acuerdo al testimonio de antiguos oficiales, el apoyo a los periódicos se terminó porque se volvieron tan inflexiblemente derechistas como para enemistarse con los conservadores moderados”. (Énfasis añadido)

"El Mercurio Miente". tomada de quintopoder.cl

“El Mercurio Miente”. tomada de quintopoder.cl

Pinochet felicita al Mercurio. Tomado de proceso.com.mx

Pinochet felicita al Mercurio. Tomado de proceso.com.mx

Con respecto al Mercurio, una suerte de ‘Decano’ del periodismo Chileno, el informe Church reveló que entre setiembre de 1971 y abril de 1972, dicho diario recibió cerca de 1 millón 600 mil dólares: “Un memorándum del renovado proyecto de la CIA concluyó que El Mercurio y otros medios de comunicación apoyadas por la Agencia habían jugado un papel importante en la puesta en marcha del golpe militar del 11 de septiembre de 1971 que derrocó a Allende”. (Church Committee. “Covert Action in Chile: 1963-1973”. Staff Report of the Select Committee to Study Governmental Operations with Respect to Intelligence Activities, Senado de los Estados Unidos, 18 de diciembre de 1975”. Washington, U.S. Government Printing Office, 1975, Apéndice A, página 149).



El ‘Genocidio Silencioso’ de las Comunidades Mayas en Guatemala

por Jean-Marie Simon

por Jean-Marie Simon

En 1999 las Naciones Unidas terminó un reporte con el fin de esclarecer las decenas de miles de muertes (el 93% llevadas a cabo por el Estado y las fuerzas armadas de ese país) sucedidas entre los sesentas y ochentas. Se estima que el número de muertes ronda los 200 mil.

Como en muchos otros países de Latinoamérica, la distribución de la riqueza y la propiedad de la tierra en Guatemala es extremadamente desigual. En 1950, Jacobo Arbenz fue elegido presidente democráticamente y empezó una serie de reformas socio-económicas que disgustaron mucho a las élites locales y norteamericanas, con importantes intereses en ese país, como la United Fruit Company, que tendría que renunciar a su mano de obra semi-esclava si los agricultores locales conseguían derechos.

Campesina guatemalteca. Tomado de Carmilla.

Campesina guatemalteca. Tomado de Carmilla.

De acuerdo con documentos desclasificados de la CIA, lo que molestaba, según Noam Chomsky, era: “el enorme apoyo popular que el gobierno democrático había conseguido debido a sus políticas sociales progresistas, la población campesina estaba siendo movilizada a participar en la vida política del país por primera vez, y eso fue considerado un terrible crimen porque una verdadera democracia estaba tomando forma y eso podía, incluso, influenciar a otros (países)”. (Noam Chomsky. Making Guatemala a Killing Field, Excerpted from: What Uncle Sam Really Wants, 1992)

La “Operación Éxito” (Operation Success, fue su nombre en inglés) se puso en marcha y en 1954, luego de que Arbenz y su cúpula huyera del país, la CIA instaló a Carlos Castillo Armas. Cientos de civiles fueron asesinados. Los documentos que registran esta información fueron desclasificados el 23 de mayo de 1997. (Kate Doyle, Peter Kornbluh. CIA and Assassinations: The Guatemala 1954 Documents. NSA Archive. [http://nsarchive.gwu.edu/NSAEBB/NSAEBB4/])

Lo que seguiría serían una serie de gobiernos militares represivos con apoyo estadounidense regular. Para la década de los 70s las atrocidades cometidas por los gobiernos represivos seguían en aumento hasta que con Reagan en Estados Unidos y el gobierno militar de Ríos Montt (graduado de la infame “Escuela de las Américas”, Georgia, EEUU, por donde transitaron cientos de militares latinoamericanos para aprender las artes de la contrainsurgencia, entre ellos Vladimiro Montesinos, que de acuerdo con el libro “Historia de la Corrupción en el Perú”, de Alfonso Quiroz Norris, fue reclutado por la CIA) en Guatemala escalaron hasta el asesinato de decenas de miles de guatemaltecos, sobre todo pertenecientes la etnia maya, con el continuado apoyo logístico y militar de Estados Unidos, cuyo presidente llamó a Ríos Montt “un hombre totalmente dedicado a la democracia”.

Ríos-Montt. tomado de Carmila

Ríos-Montt. tomado de Carmila

El asesinato de los indígenas y campesinos venía de la mano de torturas, violaciones y toda clase de atrocidades. “Las mujeres jóvenes eran repetidamente violadas y luego asesinadas. Un niño maya de 10 años, sosteniendo en brazos a su hermano menor, fue abordado por un paramilitar de un pueblo aledaño: ‘Te voy a llevar para que trabajes conmigo. Pero el bebé no puede venir, es muy chico’. Luego el hombre cortó al bebé en dos. El niño sobrevivió para ser uno de los pocos testigos presenciales en los juicios posteriores (muchos testigos han sido amenazados por otros ex paramilitares que aún gozan de protección del gobierno”). (Peace Pledge Union Information. http://www.ppu.org.uk/genocide/g_guatemala2.html)

Por supuesto, el rol de la prensa escrita es fundamental. Como comenta Chomsky: “En 1988, un nuevo diario, ‘La Época’, fue volado por terroristas del gobierno (en Guatemala). Por ese entonces, la prensa aquí (Estados Unidos) se encontraba muy agitada por el hecho de que un diario financiado por Estados Unidos en Nicaragua, ‘La Prensa’, que había estado abogando por el derrocamiento del gobierno sandinista, había sido forzado a no imprimir un par de números por falta de papel. Eso produjo la indignación del Washington Post, entre otros, sobre el “totalitario gobierno sandinista.”  Del otro lado, la destrucción de ‘La Época’ no produjo mayor interés y no fue reportado aquí (EEUU), a pesar de ser un evento conocido por los periodistas estadounidenses. Naturalmente, no se podía esperar que los medios norteamericanos notaran que las fuerzas de seguridad apoyadas por su gobierno hubieran silenciado una pequeña e independiente voz que había intentado, unas semanas atrás, expresarse en Guatemala”. (Noam Chomsky, Ibid)

El artículo del New York Times, “Searing Indictment”, escrito por Larry Rohter, reporta los hallazgos de la comisión en Guatemala de 1999 sin mencionar una sola vez a Estados Unidos y su rol como financiador del aparato estatal guatemalteco.


Acerca del autor
 danielespinosa-verysmallDaniel Espinosa es sub director y corresponsal del Greanville Post y Redactor General de su edición en castellano.  
Print Friendly, PDF & Email
Did you like this? Share it:

Be the first to comment on "Philip Agee y la subversión de Latinoamérica"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Gotcha! *