1

Hundreds of thousands of students march in Chile for education rights

By Bill Van Auken, wsws.org

Vallejo: Is she really becoming a controversial figure?

Vallejo: Is she really becoming a controversial figure?

An estimated quarter of a million students joined in demonstrations Thursday across Chile to press their demand for free and decent public education for all.

The largest of the actions took place in the capital of Santiago, where some 150,000 university and high school students along with teachers, professors and other workers marched from the Plaza Italia in the center of the city to the Mapocho station on its northern side.

While the march was supposed to end in a rally with cultural performances, the student demonstrators came under attack from the carabineros, Chile’s militarized national police. Helmeted and carrying shields, they used tear gas and water cannon as well as paint-ball guns to disperse the crowd. At least 109 people were arrested and several injured.

Smaller demonstrations were held in cities across the country.

The march marked one of the largest demonstrations since the end of the 17-year-long US-backed military dictatorship of Gen. Augusto Pinochet in 1990, and the mass student movement is aimed against the “free market” educational system that was instituted under that repressive regime.

Under Pinochet’s iron-fisted rule and with the input of US economic advisers, the government’s support for education was drastically scaled back in favor of a privatized, decentralized system in which private schools were granted subsidies and parents given vouchers to pay for education.

The system served to deepen the already profound social inequality in Chile, denying decent education to working class and poor youth. The end result is a system in which university education is, in relative terms, the most expensive in the world.

The government covers barely 15 percent of its costs, with the rest falling on students, according to the Organization for Economic Cooperation and Development. In the US, the government share is 40 percent, according to the OECD, while in Europe, at least until recently, it has been up to 80 percent. The Chilean system has fostered a lucrative student loan sector together with punishing debt burdens for those who seek a degree.

The demonstration, the first nationwide protest of this year, took place amid uproar over the bankruptcy and financial scandal at the Universidad del Mar, a private institution, which the government has ordered shut down in the face of student protests, hunger strikes and occupations. At least 11 other private colleges are under investigation, and Chile’s education minister, Harald Beyer, has been suspended and is facing impeachment charges related to the scandal.

It also was held in the context of a presidential election campaign. The two major political coalitions, the right-wing Alianza of incumbent President Sebastian Piñera, and the Socialist Party-led Concertación, are set to hold primaries at the end of June, with the election scheduled for November 17.

In Alianza, three right-wing politicians who have served in Piñera’s cabinet—Andrés Allamand, Laurence Golborne and Pablo Longueira—are competing for the nomination.

In Concertación, the front-runner is former Chilean president Michelle Bachelet, who announced her candidacy late last month after returning to Chile from New York, where she had been appointed head of UN Women.

The student movement began in 2006 under Bachelet’s presidency, when high school students took to the streets in what was then dubbed the “Penguin revolution” (a term derived from their white and black uniforms). The mass movement was rooted in mounting frustration over the lack of affordable and quality public education. Concertación, which held power for 20 years following the Pinochet dictatorship, never altered the constitution on the question of education and kept in place key economic and social policies inherited from the military regime.

Hostility to both of these capitalist political coalitions was evident on the student march Thursday. Students carried placards with slogans reading “I don’t believe you anymore, Michelle” and “Bachelet, Piñera, the same misery.” Demonstrators chanted “We will get back the free education taken from us by Pinochet and Bachelet!”

As the election draws closer, however, pseudo-left elements operating within the student movement will work to divert and subordinate it to the Concertación campaign.

This is particularly the case with the Stalinist Chilean Communist Party (PCCh), which reached a partial electoral alliance with the Socialist Party-led front in the 2009 congressional elections and is preparing for talks with Bachelet and other Concertación officials on backing the ex-president’s bid for another term.

This alliance has been publicly opposed by the Christian Democrats, who have been the principal right-wing ally of the Socialist Party since the end of the dictatorship. The party’s leadership loudly denounced PCCh chairman Guillermo Teillier after he acknowledged in an interview with the weekly magazine El Semanal last week that he had authorized an attempted assassination of Pinochet in 1986.

Bachelet clearly wants the PCCh in her camp to provide a certain left cover. She has announced since her return that she intends once elected to submit to congress a bill to end “for-profit education and increase free education” and to push for the drafting of a new constitution. Given the failure of her own administration and of Concertación to do anything of the kind for over two decades, these promises enjoy little credibility among the student protesters.

Late last year, Camilo Escalona, the Socialist Party head of the Chilean Senate, assured Chilean businessmen that Bachelet would be the best candidate to confront a “threat to stability” created by rising social inequality.

Growing unrest has found expression in a recent series of mass strikes, including a protracted struggle by Chilean port workers which began last month and a one-day nationwide strike by copper miners on April 9. The walkouts led Piñera to make a public statement Wednesday warning of the “enormous harm” caused by the workers’ struggles.

“It is necessary to issue this warning because I have seen many countries that have been derailed, simply because the people haven’t realized that it is difficult to build a country that works for everyone, yet it is so easy to destroy it,” he declared.

In addition to the anger voiced against Bachelet during the course of Thursday’s march in Santiago, the student demonstrators also reacted with hostility toward the distribution of leaflets promoting the candidacy of Camila Vallejo, the former leader of the University of Chile Student Federation (FECH) who was turned into an international celebrity in 2011. She is now running as a parliamentary candidate for the Communist Party.




When Chileans Said “No” to Pinochet

Happiness is Skateboarding Over Evil
by SAUL LANDAU
no_campana_que_cambio_una_nacionThe new film, “No”, takes place in Chile in 1988 as the nation faced a plebiscite — a vote of all citizens –on whether to keep General Augusto Pinochet in power, or not. The Army commander who seized power after a 1973 military coup against elected President Salvador Allende had ruled for more years than Hitler, and had become an old man who gained international notoriety by assassinating, disappearing,” torturing, and sending opponents into exile. But the foreign investors praised his embrace of Chicago Boys economics, a supposedly free market economy whereby proletarios (proletarians) could evolve into proprietarios (property owners), which in practice meant that capitalists could buy Chile’s forests and convert them into chopsticks and tooth picks.

After 15 years of military dictatorship and unbridled capitalism, Chileans got to vote to allow Pinochet to continue his rule. It was “Yes” or “No” — open the political game to a genuine choice. The film focuses on the “No,” campaign waged by the anti-Pinochet forces. To win voters, Chilean TV offered each side a series of 15 minute daily programs.

The old Chilean lefties, who directed the campaign had no experience in selling their side of the story on television; so they choose René Saavedra (Gael Garcia Bernal), a talented ad man, to design the campaign to convince the Chilean majority to reject Pinochet.

Rene designs the commercials in the style he perfected through making soft drink commercials  and soap opera promotions, to use the zeal shown by actors pitching a fizzy drink to deliver a message for a new, happier Chile. But Rene must spar with left-wing ideologues about the contents of the message. All recognize the fact that Pinochet had to concede to the referendum because of strong foreign pressure to legitimize a government that was inherently illegitimate—Pinochet’s coup and post-coup brutality was directed against an elected government, and the Chilean population that supported it.

The film also turns into a contest between two Chilean ad men, both adherents of the Madison Avenue alchemy of selling shit by making it smell like perfume.

Rene lives with his eight year-old son (Pascal Montero), both abandoned by his estranged wife Veronica (Antonia Zegers), a miitant leftist who thinks “No” cannot win because Pinochet will rig the results and intimidate the public. But Rene, despite the threat his involvement holds toward his career in advertising, agrees to take on the campaign.  His boss at the commercial ad agency, Lucho Guzman (Alfredo Castro),  a Pinochetista, colludes with a Cabinet Minister (Jaime Vadell) to direct the “Yes” campaign.

The audience gets a visual education in commercial production, but  this does not substitute for character building and inter-personal stories, the lack of which weakens the movie. The film also gets lost in the commercials and loses the important political context that has generated the story.

We do, however, see convincing scenes of Pinochet’s forces attacking peaceful crowds, using violence as their primary means of persuasion. Rene at one point must fear for his son’s safety, as the “Yes” advisors become anxious when they see that the “No” is gaining popularity in the polls, and begin to threaten people working for the “No.”.

The inner plot, Rene’s attempt to win back his estranged wife, becomes a welcome relief from the drumming of the ad campaign.  His wife still likes Rene, but whatever made them separate remains fixed strongly in her mind—unfortunately, we never find out what it is.  As she rejects his overtures to have sex and reunite, the film makes no attempt to illuminate the barriers to resolving their relationship.

The anti-Pinochet Chileans behind the “No” commercials get irritated by Rene’s peddling their political voice like a commodity. They insist their 15-minute nightly TV allocation should portray Pinochet’s brutality, show his goons doing their  violence and lawlessness, exposing the crimes of the regime.  Rene, the ad man, calculates that selling “No” instead requires commercial TV advertising techniques. He doesn’t belong in the world of ideas, but in the psychological domain of manipulating complacent and frightened buyers to accept his product.  In this way, the movie participates in the trivialization of actual mass mobilizations, door-to-door campaigning, and the vast amounts of literature that anti-Pinochet forces produced for this effort.

Some Chileans, despite their disgust over what Pinochet had done to their people and country, feared his ouster would bring economic chaos, unemployment, massive poverty. Rene thinks about how these factors might reduce voter turnout. He answers these perturbing issues by peddling happiness. His nightly TV spots emphasize the promise of future contentment if No wins. He attaches a rainbow backdrop to the entire ad campaign. Beautiful outdoor scenes feature gleeful dancers and jubilant children, all with their feet moving rhythmically. Oh joy!

As the historic day of the vote approaches, the film centers on the competition between the Yes and No ads, a back-dated Mad Men scenario that overstresses the making of the commercials as the center of history.

A welcome and nicely underplayed strain of humor, however, accompanies the use of contrived marketing tricks and simplistic messages to bring down a dictatorship. The film shows how silly jingles and staged cheerfulness became useful political tools.

That ad man element gets enhanced when the Yes side, aided by Guzman, modifies its campaign accordingly. The film also ends on a note of droll realism. Rene skate boards along the streets, as if to demonstrate that despite his marital woes the boy part of him remains alive and well, and to celebrate the victory of good  — happiness is skateboarding – over evil.

Bernal acknowledges his victory with quiet intensity and  skeptical facial expressions. He, and the film’s director Pablo Larrain, hint that the superficiality of Rene’s advertising schemes will endure beyond the No vote, and etch themselves deeply in Chile’s destiny. Indeed, the newly democratic Chile remained a country where consumerism prevailed, a place divided by class, wealth and power— and the succeeding governments would behave in the world of commodity production and mass consumption where desire produced by advertising acted as a control on social behavior.

Saul Landau is filming (with Jon Alpert) a documentary on Cuba’s anti homophobia campaign. His “Fidel” and “Will The Real Terroris Please stand Up” are available on dvd from cinemalibrestudio.com




Repugnant Reichwing Site of the Month

This is a Pinochetista site singing the glories of the butcher of Chile, Gen. Augusto Pinochet, and the Chilean (fascist) armed forces. (Spanish helps). 

augustoPincohet

Since everything is upside down in the rightwing mind, the brutal repression of an unarmed civilian population is described as a “glorious battle against international Marxism.” The site’s banner is

LOS VALIENTES SOLDADOS DEL 73 DE CHILE

(The brave Chilean soldiers of ’73)

The cherry on the cake is provided by a news snippet announcing that Hugo Chavez transferred (stole and handed over) $ 20 billion dollars to Cuba, shortly before dying.  Where this “fact” comes from is not clear.

As befits a chauvinist mentality, the  design of the site is crude, with Chilean flags and pictures of Pinochet and his accomplices injected practically in every quadrant.  As brutally raw as propaganda can get. Chilean reactionaries would do well to borrow a few lessons on how to brainwash people from their spiritual Godfather in North America. 

CONTRIBUTED BY Juan Manrique de Lara (Mexico City)




Brutal repression of Mapuche—Chile’s native people—continues [Spanish] /Represión de Mapuches se agudiza

Miércoles 4 de agosto 2010
Los excesos de la Ley Antiterrorista
Por Loreto Soto, RADIO.UCHILE.CL
[This is an archival report on a conflict that has not been resolved. Read the addendum, too for an account in English of the same topic.]

Excessive police violence is standard in any demonstration by Chilean indigenous people. Chile is also applying an “anti-terrorism” law that cynically exceeds all warranted procedures under the normal penal code in order to silence, not crimes, but legitimate social conflict and the protests of a badly-oppressed minority.

Testigos sin rostro, largos periodos de prisión preventiva sin derecho a beneficios y condenas el doble de duras que las de la justicia ordinaria, son algunas de las restricciones que consagra la Ley Antiterrorista que es aplicada en la mayoría de las causas mapuche. Los expertos coinciden en que la invocación de esta ley para este tipo casos es una exageración y que sólo se utilizan para silenciar una protesta social.

Una de las principales demandas de los presos políticos mapuche que está en huelga de hambre hace ya tres semanas en las cárceles del sur del país, es que no se les aplique la Ley Antiterrorista en los procesos judiciales relacionados con sus reivindicaciones históricas.

Esta legislación, entre otras cosas, establece penas mucho más duras para los mismos delitos tipificados en el Código Penal. Y es que cualquier acción que tenga apellido de “terrorista”, automáticamente recibe un trato diferente porque, de acuerdo a la definición de Naciones Unidas, un acto terrorista es equivalente a un crimen de guerra en periodo de paz.

Pero además hace que los procedimientos judiciales sean mucho más complejos para los acusados, ya que “establece una serie de restricciones a las garantías del debido proceso”, indica el abogado experto en asuntos indígenas del Observatorio Ciudadano, José Aylwin.

De hecho, si una persona es procesada bajo esta legislación, se puede mantener el secreto de investigación por largos periodos. También permite la protección de los testigos, lo que da dado lugar a la utilización de testigos sin rostros que difícilmente pueden ser interrogados por la defensa, y admite la intercepción de las comunicaciones del imputado. Pero además, la ley Antiterrorista dificulta enormemente la aplicación de medidas cautelares distintas de la prisión preventiva, por lo que las personas procesadas son privados de libertad por mucho tiempo.

Y, precisamente, bajo estas condiciones son juzgados la mayoría de los casos que tienen que ver con el conflicto mapuche. Debido a las limitaciones que consagra esta ley, en algunas ocasiones, los acusados terminan siendo liberados sin ningún cargo, luego de pasar largos periodos en los recintos penitenciarios.

Emblemático fue el juicio de la documentalista Elena Varela, quien luego de un proceso de dos años, el requisamiento de su material de trabajo, su encarcelamiento y de ser acusada bajo la ley antiterrorista, fue absuelta por el tribunal oral en lo penal de Villarrica.

El caso de Luis Tralcal Quidel también es un ejemplo de los excesos de la aplicación de esta ley. El comunero fue acusado de participar en el incendio de predios forestales en Cholchol. Después de un largo tiempo en prisión preventiva fue liberado porque el Ministerio Público no lo pudo vincular con ningún delito.

Reformas a la ley, una decisión política

La ley 18. 314 o Antiterrorista fue promulgada el 16 de mayo de 1984 durante la dictadura militar. Sin embargo, fueron las reformas que se aplicaron durante el gobierno de Patricio Aylwin las que permitieron que se comenzara a utilizar para los conflictos que se presentaban con los pueblos indígenas en el sur.

Según indica el informe “Indebido Proceso: los juicios antiterroristas, los tribunales militares y los mapuche en Chile” elaborado por la organización Human Right Watch “frente a una situación en la que el gobierno militar había tratado esencialmente el terrorismo como un delito político o ideológico, las reformas de Aylwin eliminaron sus connotaciones políticas y lo tipificaron simplemente como un delito violento gravísimo contra las personas”.

Esta ley considera como crimen terrorista el homicidio, la mutilación, la retención de una persona en calidad de rehén, el envío de efectos explosivos, incendio y estragos; descarrilamiento; apoderarse o atentar en contra de una nave, aeronave, ferrocarril, bus u otro medio de transporte público en servicio; atentar en contra de la vida o la integridad corporal del Jefe del Estado o de otra autoridad política, judicial, militar, policial o religiosa, o de personas internacionalmente protegidas; colocar, lanzar o disparar bombas o artefactos explosivos o incendiarios que puedan causar daño y asociación ilícita para cometer cualquier de estos delitos. La mayoría de estos actos también tiene su correspondencia en el Código Penal.

Sin embargo, para el director del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales, Jorge Contesse, “el ex Presidente Ricardo Lagos fue el primero en entender que había una afectación de carácter terrorista al orden interno y que, en consecuencia, lo que correspondía era la aplicación de este estatuto especial que es la legislación antiterrorista que existe en Chile”.

En este sentido, el senador Renovación Nacional (partido de ultra-derecha—Eds) Alberto Espina recordó que la polémica “ley Antiterrorista como la conocemos hoy fue dictada íntegramente durante el gobierno de Patricio Aylwin. Es una ley promulgada en democracia y aprobada íntegramente por el Congreso”.

Finalmente, con la Reforma Procesal Penal se le dio la prerrogativa al ministerio del Interior, a las Intendencias y a los Fiscales para invocar esta criticada ley y, precisamente, los fiscales relacionados con las causas mapuche la han utilizado sistemáticamente.

Delitos menores, castigos desmedidos

Pero según Jorge Contesse en el caso de las reivindicaciones mapuche “no se cumplen los estándares para hablar de actos terroristas. Son hechos delictuales que pueden ser abordados desde el punto de vista de la legislación común chilena”.

El abogado agregó que “hay que recordar que en el mal llamado conflicto mapuche no ha habido muertos que no sean indígenas. Las personas que han fallecido han sido todas mapuche a manos de fuerzas especiales de Carabineros y en consecuencia, la utilización de esta legislación antiterrorista, lo que hace es distorsionar la utilización de la herramienta penal que legítimamente puede utilizar el Estado”.

En la misma línea, José Aylwin sostuvo que “no hay ningún argumento sólido que permita justificar la utilización de esta legislación especial para acciones de protesta social que, eventualmente en algunos casos, podrían ser constitutivas de delitos, pero que en ningún caso revisten el carácter de terrorista y que si se constituyen delitos, hay legislación ordinaria que permite su sanción”.

De hecho, el comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ya ha llamado la atención a Chile por la definición vaga y amplia que existe de terrorismo en nuestra ley.

“Las conductas terroristas deben estar muy delimitadas, muy claramente tipificadas y en Chile tenemos una definición que todavía es muy amplia, que permite que sea invocada en situaciones de conflictividad social especialmente porque lo que está ocurriendo en la Araucanía es una situación de conflictividad social producto de reivindicaciones de los pueblos indígenas”, afirmó Contesse.

El académico concluyó que “en los casos en que se produzcan hechos delictuales, la ley chilena contempla remedios para ello en la legislación penal. Pero de ahí al salto cualitativo que es la invocación de la ley Antiterrorista, que hace paralelo lo que ocurre en Chile con la aplicación de bombas en España, con derribar torres en Estados Unidos, con estrellar camiones en Paquistán es, desde luego, una exageración”.

Excesos que tienen a una treintena de presos políticos mapuche en huelga de hambre para lograr que la cuestionada ley Antiterrorista no pueda ser utilizada nunca más en sus casos.

_________

Mapuche protests often meet with a violent police response. © Flickr user antitezo, Creative Commons license.

Survival International: Mapuche hunger strike continues
Posted by Terri Hansen on 9/16/10 • Categorized as indigenous peoples,land

Thirty-four Mapuche prisoners in Chile were nearing the seventieth day of a hunger strike by mid-September.

Their protest began to highlight the use by the Chilean government of anti-terror legislation to criminalize attempts by the Mapuche to recover their ancestral land. Although the Mapuche were only conquered in the 19th century after many years of resistance, most of their lands have since been confiscated by logging companies and wealthy farmers.

Several days ago four Chilean MPs who were visiting the strikers in jail announced that they were themselves joining the hunger strike.

The decision to prosecute the Mapuche under Chile’s strict anti-terror laws means that they can be detained indefinitely, tried in military courts, and receive far harsher sentences than would be the case in a civilian court.

In a belated response to the hunger strike, Chile’s President Piñera has proposed some modifications to the anti-terror legislation. The Mapuche, however, charge that these changes were planned anyway, and there is widespread suspicion that the government’s real motivation is to concede just enough to end the protest before Chile celebrates its Bicentennial on September 18th.

Chile ratified the key law on indigenous peoples, ILO Convention 169, two years ago, but has made little progress in implementing its provisions.

Further information (in English): Mapuche International Link. In Spanish: http://www.mapuche.info/.

Read the original story at Survival International. Read related story at Indian Country Today. See also, At the roots of Mapuche resistance

Let’s keep this award-winning site going!

Yes, audiences applaud us. But do you?If yes, then buy us a beer. The wingnuts are falling over each other to make donations…to their causes. We, on the other hand, take our left media—the only media that speak for us— for granted. Don’t join that parade, and give today. Every dollar counts.
Use the DONATE button below or on the sidebar. And do the right thing. Even once a year.

Use PayPal via the button below.

THANK YOU.

 




Cuba : Una dictadura diferente

Por Fernando Avila I., MAPU
See critical addendum/ Ver apéndice crítico

Nuevo senador Patricio Walker, burgués típico de centro-derecha y claro representante de las pretensiones populistas falsas de la Democraci Cristiana.

El senador Patricio Walker ha declarado que “el Presidente Piñera fue claro y categórico al condenar la existencia de los presos de conciencia en Cuba y en pedir su libertad. Ojalá el gobierno de Bachelet hubiese tenido esa misma actitud” (El Mercurio, 21-03-2010), luego señaló que “condena las dictaduras de izquierda y de derecha”.

Walker en ambos casos está equivocado, en la primera desconsidera la afirmación de Bachelet, en su momento, en orden a que Cuba es una democracia diferente, si ella tiene esa idea lógicamente es atentar contra su “conciencia” demandarle algo respecto de lo cual Bachelet tiene un concepto distinto a Walker y Piñera.

Sin embargo, Bachelet, y luego Walker, tampoco tienen razón porque Cuba no es una democracia diferente, sino que es una dictadura distinta, tanto en su origen como en su quehacer al frente de su país, comparemos y veamos.

El actual gobierno cubano se instaura luego de derrotar militarmente a la dictadura de Fulgencio Batista, dictadura de similares características a la que conocimos en Chile. “Su gobierno dictatorial encontró bastante oposición en ciertos medios, y así Fidel Castro desembarcó en Oriente (1956) con 82 hombres y se hizo fuerte en la Sierra Maestra. A finales de 1958, contando con el apoyo popular, logró derribar a Batista…”.

El dictador Batista huye de Cuba y con él sus “partidarios” de derecha. Tres formaciones políticas establecen y conforman el nuevo gobierno. Luego “en 1961, con el apoyo secreto de Washington, un comando anticastrista desembarcó en Bahía Cochinos, pero fue derrotado por las milicias revolucionarias”. Después de este hecho, sólo después, es proclamada la república socialista y los tres partidos deciden voluntariamente constituirse en un solo partido.

Pero hay más, el “apoyo” de Washington tenía en Cuba un largo precedente : “Cuba elaboró y promulgó su propia constitución republicana, a la cual el gobierno de los Estados Unidos impuso la llamada Enmienda Platt (1901), que le autorizaba a intervenir en los asuntos cubanos. Tomás Estrada Palma fue el primer presidente de la República (1902), y al término de su mandato los Estados Unidos hubieron de intervenir como lo harían frecuentemente hasta la abolición de la Enmienda Platt en 1934. Fulgencio Batista ocupó la presidencia de 1940 a 1944, y en 1952 efectuó un golpe militar para deponer al presidente Carlos Prío Socarrás” (todas las citas corresponden al Larousse Moderno, 1991, pág, 220, cursivas en el original).

Ahora bien, la dictadura de la derecha en Chile, que encabeza Augusto Pinochet, se entroniza por medio de un golpe militar contra un gobierno constitucional, elegido democráticamente por el pueblo.

No es en absoluto nuestra intención reabrir “heridas del pasado”, pero es necesario atenerse a los hechos, así, el senador Andrés Zaldívar ha declarado que “han estado y están contra toda dictadura”, pero es un hecho que el golpe de estado de 1973 y los primeros meses de la dictadura contaron con el apoyo formal del PDC y de la mayoría de sus miembros, fundados en su creencia (equivocada) de que Chile con el gobierno de Salvador Allende se encaminaba hacia una “dictadura marxista”. Sólo 13 destacados dirigentes DC declararon su oposición al golpe y a la recién instaurada dictadura.

Sin embargo, los porfiados hechos le dieron la razón a los 13. En efecto, al momento del golpe en Chile :

1. funcionaban normalmente ambas Cámaras del Congreso Nacional, al punto que la Cámara de Diputados adoptó un acuerdo político contra el gobierno de Allende y que serviría de pretexto “legal” a los golpistas;

2. existía plena libertad de asociación política, todos los partidos reconocidos conforme a la ley ejercían sus derechos normalmente;

3. había amplia libertad de prensa, de opinión y de pensamiento;

4. se ejercían sin restricción los derechos de asociación sindical y gremial, incluidos los gremios empresariales;

5. plena vigencia al derecho a desplazarse libremente por el territorio nacional;

6. no habían presos políticos, ni torturados, ni exiliados, etc;

Pues bien, ya en los días y semanas siguientes al golpe tuvimos asesinatos y presos políticos y exiliados; se restringió por completo el derecho a circular por el territorio nacional; se conculcaron los derechos sindicales y cientos de dirigentes gremiales fueron asesinados y encarcelados, a excepción de los empresariales por cierto; se confiscaron los medios de prensa de la izquierda; se restringió el derecho a opinión, permitiéndose sólo las opiniones de derecha; se limitó la libertad de pensamiento, Gabriela Mistral y Neruda fueron desterrados de las aulas; todos los partidos de izquierda y centro-izquierda fueron proscritos, sus dirigentes y militantes encarcelados, asesinados, exiliados y perseguidos y sus bienes expropiados, los partidos de centro y de derecha fueron declarados en receso; el Congreso Nacional, como rezaba el bando respectivo: “clausurado hasta nuevo aviso”…

Todas estas constituyen diferencias esenciales en el origen y, especialmente, en el carácter de una y otra dictadura. En el plano económico y social ni hablar : mientras la dictadura en Cuba logra, en el marco de un país subdesarrollado, la mayor equidad en las condiciones de vida de su población, en Chile la dictadura conduce las cosas hacia la más alta inequidad y desigualdad de casi todo el continente.

Pero atengámonos a la cuestión principal que plantea Walker, los “presos políticos y/o de conciencia”. Sin siquiera hacerse cargo del hecho que el gobierno de Cuba sostiene que algunas de esas persona están presas por delitos comunes, la cuestión central es que ellas están encarceladas en virtud de las leyes cubanas y por resolución de las respectivas autoridades cubanas.

Entonces, podremos estar en desacuerdo con esas leyes, de igual modo que estamos en desacuerdo con algunas de nuestras propias leyes y disposiciones de la Constitución establecida por la dictadura (al punto que nuestro candidato planteó en la reciente campaña nueva constitución por medio de Asamblea Constituyente, con lo cual, de paso, no estuvimos de acuerdo), pero el hecho irrefutable es que las leyes en Cuba y en Chile son asunto de absoluta competencia de los cubanos y chilenos respectivamente.

Sólo atañe a las poblaciones de cada país el sistema político, las leyes e instituciones que los rigen y gobiernan, o la modificaciones que quieran establecer sobre ese tramado institucional, tal cual aconteció en nuestro país, respecto de la dictadura, a contar de la victoria en el plebiscito de 1988.

En este sentido, hasta aquí, nadie, ni lo más extremos adversarios del gobierno de Cuba han afirmado que la mayoría del pueblo cubano quiera cambiar su régimen, como sí se podía sostener con algunos años de anticipación respecto de la dictadura chilena. Todavía más, las imágenes televisivas muestran que el número de contra manifestantes de las “mujeres de blanco” son abrumadoramente mayoritarios, pues bien, en Chile, quienes nos manifestamos en las calles contra la dictadura nunca debimos a enfrentar a partidarios “civiles” del régimen, sí a las fuerzas represivas. Esto es una diferencia significativa que no se puede obviar de manera simplista.

Naturalmente cualquier persona o ente no gubernamental puede criticar lo que estime pertinente sobre cualquier país, pero otra cosa es para quienes tienen responsabilidades estatales. Así, ante los dichos del Presidente Piñera sobre Cuba, el senador Patricio Walker declara que “estas declaraciones las recibimos con mucha alegría”. Más aún, Walker señala que promovió 10 proyectos de acuerdo contra el gobierno de Cuba en la Cámara de Diputados y, ahora, se celebra de dos acuerdos adoptados por ambas cámaras.

Grave asunto por parte de ambos personeros, esto es nada menos que una injerencia estatal chilena sobre asuntos del estado cubano. Por este camino de la injerencia político-verbal se puede perfectamente, como ha ocurrido en ocasiones precedentes, llegar a la injerencia por la vía de las invasiones armadas o, al menos, prestándoles patrocinio

Todavía más, con contadísimas excepciones, la política exterior chilena se ha caracterizado por procurar mantener las mejores relaciones posibles con todos los países, independientemente de su régimen político y económico, y por su no injerencia en los asuntos internos de otros estados, condición indispensable para esas “mejores relaciones”.

Es así que Chile votó a favor del ingreso de China a las Naciones Unidas y, luego, al Consejo de Seguridad de la ONU; votó en contra de la exclusión de Cuba de la OEA durante el gobierno de Jorge Alessandri; reanudó relaciones diplomáticas con la Unión Soviética en el gobierno de Frei Montalva; y el Presidente Lagos negó su concurso al gobierno de Busch para invadir Iraq.

Se ha dicho que desde la izquierda tenemos una postura ideológica respecto de Cuba, pues bien, aquí sólo se exponen hechos objetivos y concretos. También se ha dicho que tenemos un doble estándar, pero qué decir, entonces, de quienes no promueven ningún acuerdo para protestar ante el descubrimiento a fines del año pasado de una fosa común con cerca de 2.000 cadáveres de dirigentes sindicales y líderes campesinos asesinados por paramilitares y fuerzas especiales del ejército colombiano.

Qué decir del hecho denunciado por un analista político colombiano, en entrevista a CNN en español, de que la bancada de senadores narco y paramilitares se incrementó de 8 a 22, todos miembros de partidos que apoyan a Alvaro Uribe y, además, que éste vetó un proyecto de ley que impedía a políticos pro-narcos acceder al Congreso colombiano ?

Ahora, está acreditado que allí donde no hay hechos la CIA los inventa, tal como se constató con los argumentos fabricados para justificar la invasión a Iraq, y la mayoría de los medios de prensa internacional se hacen eco de esos montajes, esto es relevante a la hora de establecer comparaciones.

Así, a modo de síntesis, se pueden establecer las siguientes diferencias entre Cuba y la dictadura de Pinochet :

1. Todas las “investigaciones” del Departamento de Estado sobre Cuba no arrojan hasta aquí casos de detenidos desaparecidos; 2. Tampoco casos de torturas;
3. No se registran operaciones Albania, operación Cóndor
y operación Tucapel Jiménez, con sus correspondientes propósitos de encubrimiento y despiste, político, informativo y judicial;
4. El exilio cubano es esencialmente voluntario;
5. A Chile no se ha aplicado el bloqueo comercial establecido por EE.UU contra Cuba, violando el “libre comercio” y la legalidad internacional;
6. Ninguna aeronave chilena ha sido derribada por terroristas;
7. Chile no fue invadido con respaldo militar de EE.U.;
8. El gobierno cubano tiene una legitimidad de origen y el gobierno de Pinochet una ilegitimidad de origen.

Fernando Avila I. es un analista político con el Movimiento de Acción Popular Unitario (MAPU). El MAPU fue un partido político de izquierda chileno que se formó de la escisión de un sector rebelde de la Democracia Cristiana.
_______________________________________

APENDICE / ADDENDUM

PARTIDO DEMÓCRATA CRISTIANO
Provincia Santiago Oeste
Lo Prado – Cerro Navia – Quinta Normal
Lo Prado 25 de Marzo, 2010

DECLARACION PÚBLICA

La directiva provincial de Santiago Oeste del Partido Demócrata Cristiano, en conjunto con otros militantes, ante el bochornoso y mediático episodio provocado por los nuevos tres senadores DC, Rincón, Zaldívar y Walker en contra de Cuba, y en perjuicio de la identidad democratacristiana, manifestamos nuestro más absoluto rechazo a dicha actuación y repudiamos además que se intente representar al Partido Demócrata Cristiano en materias que no se les ha otorgado ninguna delegación.

Asimismo, hacemos presente que:
1. – La situación real de los derechos humanos en Cuba, como en cualquier otro país, es verificada por las Naciones Unidas, y hasta hoy, no conocemos ninguna condena al respecto. El fallecimiento de Orlando Zapata, producto de complicaciones de salud, a raíz de su huelga de hambre, no debe ser una excusa para atacar al vecino país. Quienes orquestan internacionalmente y en Chile a través de los medios de comunicación, son los mismos de siempre.

2. – Andrés Zaldívar debiera mejor, ayudar, o por lo menos, preocuparse de la situación de los derechos de los trabajadores que han sido despedidos, después del terremoto, aprovechando los subterfugios legales que implica la declaración de zonas de catástrofe. Debe visitar y agradecer a los médicos cubanos del hospital de campaña en Chillán, que atiende a todos los chilenos sin excepción de su región. Ximena Rincón,quien en días pasados, concurrió a visitar el primer hospital de campaña que instaló Cuba en nuestro país, ubicado en Rancagua, debiera reconocer y valorar el aporte de Cuba al apoyo a los derechos humanos para con la gente en desgracia. Patricio Walker,acostumbrado a usar su cargo parlamentario para posiciones políticas personales sin consultar al Partido, se abraza con el presidente Piñera para respaldar su injustificado ataque a Cuba y al mismo tiempo crítica a la ex Presidenta Bachelet por la posición de amistad con el gobierno cubano. Quien representa mejor la defensa y promoción a los DDHH, es el presidente Piñera o la ex Presidenta Bachelet? La respuesta surge sola.

3.- Fundamentamos nuestro rechazo ante la conducta de los tres senadores, atendiendo a su inconsecuencia, frente a situaciones en las cuales no han levantado su voz, para:

a)- Representar personalmente, – como lo hacen hoy- en sumarse a la resolución de las Naciones Unidas que solicitaron la libertad inmediata de los 5 prisioneros cubanos encarcelados injustamente desde 1998 en diferentes cárceles de EEUU. Y a los cuales se les ha negado incluso, hasta el derecho de visita por parte de sus familiares

b)- Solicitar a EEUU su salida de la provincia de Guantánamo, territorio cubano, ocupado ilegalmente por una base militar de 117 kms cuadrado y que sirve de campo de concentración a los presos que se trajeron de diferentes partes del mundo en vuelos secretos y por supuesto sin respetar sus derechos humanos.

c)- Condenar las masacres de personas ocurridas en Nigeria por motivos religiosos y que significaron mas de 300 muertos, en días pasados. Esta atrocidad no tiene importancia para que los tres senadores se planteen públicamente como lo hacen contra Cuba?

d)- Respaldar la resolución de Naciones Unidas que obliga a Israel a salir de los territorios ocupados en la franja de Gaza, exigir el levantamiento del inhumano bloqueo israelí a esa zona. Condenar los asesinatos selectivos ordenados por el gobierno de Israel en contra de los dirigentes palestinos, como también sumarse a la condena internacional a Israel por el uso de armas químicas a en contra del pueblo palestino.

4.- Finalmente, debemos expresar que el concepto de derechos humanos involucra derechos civiles y políticos, como asimismo derechos económicos, sociales y culturales. El principal derecho fundamental lo constituye la vida. En este sentido, el gobierno cubano se presenta ante la comunidad internacional como un régimen respetuoso, protector y promotor de la vida y la calidad de vida. Esto lo ha demostrado por su permanente defensa por la paz, y no como otros países que han iniciado innumerables guerras con miles de muertos como resultado. Por qué no se ha condenado a USA como el máximo violador del principal derecho humano fundamental que es la vida?. Asimismo, el estado cubano ha desarrollado políticas que han significado altos índices de esperanza de vida, disminución de la mortalidad infantil y del analfabetismo, a diferencia de otros países centroamericanos y del Caribe que mantienen indicadores perversos en estas materias, producto de la implementación de políticas económicas excluyentes y crueles que afectan a los más pobres. Estos últimos regímenes violan gravemente los derechos humanos económico sociales de la gente pobre, y no existe ninguna condena por parte de estos senadores.

Les exigimos ser políticamente consecuentes y actuar siempre en conciencia sin importar el rebelarse contra países poderosos.

Respaldamos el irrestricto derecho a la autodeterminación del pueblo cubano.
Por un partido de vanguardia, popular y nacional

José Alejandro Matus Garrido
Presidente
Provincia Santiago Oeste
Luis Horacio Atenas Baeza
Secretario
Provincia Santiago Oeste
Hugo Belarmino Cárdenas Vera
Comisión Político – técnica
Relaciones Internacionales PDC
Leandro Díaz
Presidente PDC Cerro Navia

Rosa Matus
Presidenta PDC Lo Prado
 José Miguel Muñoz
Subsecretario Nacional
Juventud demócrata cristiana

José Ignacio Contreras
Presidente JDC Cerro Navia

Nelson Medina
Presidente JDC Lo Prado

Abigail Contreras
Presidenta JDC Santiago Oeste

ACHTUNG! ACHTUNG! (Hmm…that got your attention, uh?)

Did you like this article? Then buy us a beer. How many times do we have to beg you? The wingnuts and fascists are falling over each other to make donations…to their filthy causes. We, on the other hand, take our left blogs for granted.

Just think how much money you spend on beer, cigs, trinkets and other useless stuff that can also kill you.
Use the DONATE button below or on the sidebar. And do the right thing. Even once a year.

 

 

 

 

 

Use PayPal via the button below.

THANK YOU.