Chile: acusan a EE UU por el crimen de dos de sus ciudadanos en 1973

Publicado el dia 2 julio, 2014

[C]harles Horman y Frank Teruggi fueron eliminados ni bien se produjo el golpe de Estado contra el presidente Salvador Allende. Un juez chileno confirmó que los informes del gobierno de Nixon ayudaron a los asesinos locales.

566x307-53b35a26db04e
El gobierno estadounidense del republicano Richard Nixon contribuyó con sus informes a que los militares golpistas chilenos asesinaran en 1973 a dos de sus conciudadanos, Charles Horman y Frank Teruggi, crímenes revividos magistralmente en Missing, una película dirigida en 1982 por el griego Constantin Costa Gavras. “Los servicios de Inteligencia militar de Estados Unidos desempeñaron un papel fundamental en los asesinatos de dos ciudadanos estadounidenses en 1973, proporcionando a los militares chilenos la información que llevó a la muerte” de Horman y Teruggi, señala textualmente la investigación del juez chileno Jorge Zepeda.

El magistrado cita declaraciones de testigos estadounidenses que aseguraron que tanto Horman, un periodista y cineasta, como Teruggi, un estudiante universitario, pidieron protección y ayuda al consulado y a la embajada estadounidenses en Santiago de Chile para salir del país, pero que se las negaron y los dejaron librados a su propia suerte. Zepeda concluyó su investigación y ahora queda abierta para que los abogados de las partes tomen conocimiento y se pronuncien. Recién entonces estará en condiciones de dictar sentencia.

Horman, de 31 años, fue detenido seis días después del golpe cívico-militar del 11 de septiembre de 1973 y llevado al Ministerio de Defensa, donde fue interrogado por personal de Inteligencia chileno. Al día siguiente apareció baleado y fue enterrado en el cementerio Central de Santiago como un NN, una persona no identificada. En tanto, Teruggi, de 24 años, fue detenido días después y conducido al campo de prisioneros del Estadio Nacional. Fue asesinado el 22 de setiembre.

Horman realizaba un documental sobre el asesinato el 25 de octubre de 1970 del comandante en jefe del Ejército, René Schneider, con el objetivo de provocar un estado de desestabilización que permitiera impedir la asunción al gobierno del presidente Salvador Allende. Teruggi había sido calificado por los militares estadounidenses como un subversivo, y en Chile escribía para una publicación progresista de su país.

Tras citar una serie de documentos desclasificados, Zepeda confirmó que el capitán de la marina norteamericana Ray Davis fue una figura central para posibilitar el asesinato de Horman y Teruggi. Él fue quien informó sobre supuestas actividades terroristas de ambos jóvenes. El delator Davis murió en 2013 en un asilo para ancianos de Santiago de Chile. Zepeda señala como autor de ambos asesinatos al ex coronel del Ejército Pedro Espinoza y como cómplice del homicidio de Horman al agente de contrainteligencia Rafael González Berdugo.

Desde Estados Unidos, Joyce Horman, viuda del periodista, dijo en un correo de respuesta a una consulta de AP que “a más de 40 años de que mi esposo fuera asesinado y casi 14 años después de que comencé los procesos legales en Chile, me siento reconfortada al saber que los casos de Charles y Frank Teruggi se están moviendo en las cortes chilenas”. La mujer ratificó que “el documento del juez Zepeda implica e incrimina a personal de Inteligencia de Estados Unidos al jugar un papel por lo menos oscuro en el asesinato de mi esposo”, agregó.

Peter Kornbluh, autor de Pinochet: Los Archivos Secretos, dijo a la agencia AP que se está un paso más cerca de un veredicto en una corte, como también de un veredicto histórico sobre el rol del gobierno de Estados Unidos y de las fuerzas armadas de Chile en estas atrocidades”. «

El homicidio de un general democrático

En octubre de 1970, tres años antes de derrocar a Salvador Allende e implantar un régimen fascista en el país, la ultraderecha chilena había cometido su primer acto de terrorismo: el asesinato del comandante en jefe del ejército, general René Schneider. Su delito, ser constitucionalista y haberse negado a poner “trabas preventivas” para la elección de un presidente como Allende, que no había llegado a la política desde las tiendas conservadoras y además prometía cambios profundos en la sociedad chilena.

En respuesta a los llamados civiles para que los militares intervinieran en el proceso electoral e impidieran la victoria de Allende, ya meses antes de las elecciones que consagraron al candidato de la Unidad Popular, Schneider había dicho que el ejército garantizaría la voluntad popular o la decisión del Congreso en el caso de que ningún candidato alcanzara el 50% de los votos. “Nuestra decisión es la de observar un respeto pleno a la Constitución”, había señalado el militar.

La Constitución de aquel entonces establecía que si ningún postulante lograba la mayoría absoluta, el Congreso asumía el papel de gran elector, designando al presidente entre las dos primeras mayorías. Meses después del asesinato de Schneider, los legisladores debieron optar entre Allende y el democristiano Radomiro Tomic. Como era tradición, eligieron a quien había sido más votado por el pueblo.

Un Jack Lemmon impactante

El cineasta griego Constantin Costa Gavras ya había conmovido al mundo en 1972, con su Estado de Sitio –una película sobre el secuestro y muerte en Uruguay del agente estadounidense Dan Anthony Mitrione–, cuando en 1982 lanzó en Missing (Desaparecido) la primera denuncia fílmica sobre la complicidad de Estados Unidos con la dictadura chilena.

Con la formidable actuación de Jack Lemmon como padre de un joven norteamericano desaparecido en Chile y Sissy Spacek como esposa del periodista y cineasta Charles Horman (el hijo de Lemmon en la ficción), Costa Gavras denunció cómo el presidente republicano Richard Nixon y su secretario de Estado, Henry Kissinger, promovieron, financiaron, armaron y alimentaron con información de inteligencia a los dictadores chilenos.

El mundo del cine distinguió al director griego con el Oscar al mejor guión y le confirió la Palma de Oro como mejor actor a Lemmon, en lo que sería su primera aparición en un papel dramático luego de decenas de comedias en las que había mostrado sus dotes humorísticas.

Print Friendly, PDF & Email
Did you like this? Share it:

Be the first to comment on "Chile: acusan a EE UU por el crimen de dos de sus ciudadanos en 1973"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Gotcha! *